Desperate-Romantics-001

Desperate Romantics, es una nueva serie de pocos capítulos de la BBC que me ha sorprendido y enamorado. Trata sobre uno de mis grupos de pintores preferidos : Los Prerafalitas o Prerafaelistas (Pre-Raphaelite Brotherhood).

Nuestros protagonistas:

John Everett Millais (1829–1886), Dante Gabriel Rosseti (1820–1882) y William Holman Hunt (1827-1910) fundaron la Hermandad en 1848 en Londres y a partir de ese momento,  otros pintores, poetas y críticos ingleses siguieron las constantes de este grupo.

Los Prerafaelitas, querían alejarse del Arte Académico del momento y revindicaban el volver a la pureza de las cosas. Alejarse del manierismo oficial y volver a la pureza de la pintura del primitivismo italiano del Quattrocento, al detallismo y al color. Querían encontrar el verdadero sentido del arte. La sinceridad de las formas. Se inspiraban en las leyendas medievales y en la naturaleza. Creían en la libertad artística y en poder como artista escoger el tema de su creación pictórica.

En la serie, los protagonistas, son estos pintores sensibles con ganas de ganase la vida y romper las reglas. En ella, vemos como se originan las mitícas obras del movimiento, vemos a sus modelos, vemos la critica de un Charles Dickens enfrentado al apoyo del crítico de arte, John Ruskin. También intuimos una sociedad Victoriana puritana y reprimida y un Londres oscuro, de tavernas y mala vida.

Pero sobretodo, me emocionó mucho, el momento en el que encuentran a su musa y modelo, Elisabeth Siddal.

desperate-romantics-pic-bbc2-23671387

Ella posó para muchos cuadros y fué  la Ofelia de Millais. En el segundo capítulo de la serie somos espectadores de ese  magnífico momento de creación.

Lizzie se casó con Rosseti, y después de infidelidades varias y perder un bebé se suicidó con Laudano ( la droga Romántica por excelencia). Era bella, pintora ( él la enseñó y formaba parte de la Pintoras  prerafelitas) y modelo. Y  su pelo rojo era motivo de la inspiración de los más bellos versos de Rosseti.

La historia cuenta que Rossetti cayó en la depresión y enterró la mayor parte de sus poemas inéditos en la tumba de su esposa, en el cementerio de Highgate. Pero años más tarde por necesidad económica y  queriendo publicar los poemas apoyado por sus amigos, desenterró el cuerpo y los recuperó.

Entre estos poemas hay uno que me parece precioso y que siempre que puedo lo leo. Se titula Nuptial Sleep:

At length their long kiss severed, with sweet smart:
And as the last slow sudden drops are shed
From sparkling eaves when all the storm has fled,
So singly flagged the pulses of each heart.
Their bosoms sundered, with the opening start
Of married flowers to either side outspread
From the knit stem; yet still their mouths, burnt red,
Fawned on each other where they lay apart.
Sleep sank them lower than the tide of dreams,
And their dreams watched them sink, and slid away.
Slowly their souls swam up again, through gleams
Of watered light and dull drowned waifs of day;
Till from some wonder of new woods and streams
He woke, and wondered more: for there she lay.

Con dulce aflicción, al fin se rompió el largo beso:
y como las últimas gotas súbitas caen
del brillante alero cuando la tormenta ha huido,
a solas vaciló el latir de sus corazones.
Sus pechos se apartaron, con el brotar abierto
de las flores casadas a su lado, extendidas
desde el tallo unido, más aún sus bocas ardiendo
se acariciaron donde yacían separadas.
Sueño los hundió más hondamente que la marea
de los sueños, y sus sueños los vieron hundirse
e irse. Despacio sus almas flotaron de nuevo
por fulgores de acuática agua y ahogados, grises
objetos del día; hasta que por un prodigio
de nuevos leños y corrientes él se despertó y más
se maravilló: porque ella estaba a su lado.

Dante Gabriel Rosseti


Por otro lado, las leyendas fantasmales del Londres encantado, cuentan que si por la noche vas a Highgate, te aparece el espectro de Lizzie.

Os recomiendo Desperate Romantics si quereís  saber un poquito, aunque de manera novelada, la vida de estos artistas. Yo adoro el siglo XIX y sobretodo el Londres de aquel entonces. Con sus poetas, sus escritores, sus fotografos, sus pintores…

Y Si algún día os encontraís en Londres, teneís que ir a la Tate Gallery y sentaros un buen rato delante de los maravillosos cuadros de la sala de los prerafaelitas. Y sobre todo, mirar con mucha atención el cuadro de Ofelia de Millais. No lo olvidareís jamás.

4