Por fin.

31 enero 2010

La chica vive en un apartamento al final de la escalera. Hace muchos años lavaban la ropa delante de la vieja puerta . Lleva unos guantes comprados en  Suecia. El otro día se compró un abrigo. Por las noches hace mucho frío  y enciende una pequeña estufa. Hace semanas que llueve. Hace pocas semanas que le conoce. Tres sábados que el sol entra por la ventana.  La chica se siente feliz. El viernes compró  un ramo de flores blancas y una planta rosa, que desprende una agradable olor. Siempre tiene las flores presentes. Hace tres días que respira hondo. Hace tres días que sonríe. Hace tres días que todo lo malo se esfumó. Hace tres días que la chica se quiere, por fin .  Hace tres días que la chica se propone seguir adelante. No puede vivir sin música. Nick Cave & Warren Ellis  y un baño de espuma bien caliente. Cuando termina, un poco de Ellioth Smith , Joanna Newsom y The New Raemon con su Cuaresma. Hoy pondrá las sábanas blancas y colocará su nueva lámpara. El perro de la floristería le traía la pelota y se dejaba tocar la barriga por ella. A la chica le gusta el café con Jengibre, las galletas de Jengibre , el jabón y la crema con olor a Jengibre. Últimamente, su perfuma con  Vainilla. Está enamorada del libro de Joyce Johnson sobre la generación Beat. Quedan tres días para que empiece su serie preferida y para que su hermana cumpla años. El otro día se compró un collar con los zapatos rojos de Oz.

La chica tiene las mejillas rosas y sonríe.

La chica vuelve a tararear canciones y a escribir.

La chica  puede leer otra vez.

La chica puede caminar sola por fin.

La chica vuelve a sentir curiosidad.

Por fin.

Anuncios

Algo bueno nacerá de todas estas cosas:

De que lo nuestro después de tantos años se terminara.

De vivir sola en piso bonito , de subir tantas escaleras, de ir contenta al trabajo porque te gusta tu trabajo y porque tu vida sin tus compañeros de trabajo no sería igual. De la música, los conciertos, los cantántes, las guitarras, el Heliogábal y la Sala Apolo. Del Brugal, de las caipis, de no hacer tuppers y comer en el factory. De la llamada que no debo coger, del recuerdo de nuestro único beso en Sri lanka. De la noche que me puse una libélula en el pelo  y tu me la quitaste y me dejé llevar  y fue divertido para nuestros amigos pero no importante para nosotros. Del día de la boda de una amiga que acabé en un concierto donde  tu me presentaste a mi cantante preferido y luego me secuestraste, flotamos y  nos besamos, me pillé varios disgustos y ahora no puedo coger tus llamadas. De la noche que estaba enferma con fiebre y tu viniste de una fiesta y te quedaste a dormir después de tanto tiempo. De la amistad del adorable y cariñoso vecino que me llama gat. De mis lios de cabeza. De mis vestidos  bonitos. De que me gusten los collares dorados. De mi obsesión por las flores silvestres. De mis campanillas. De los consejos y cuidados que me dan mis amigas. De leer a Sloane Crosley. De los spoilers de la sexta y última temporada de perdidos. De  que se me de tan bien hacer un buen caldo. De descubrir a Coconut records. De volver a escuchar a John Frusciante. De sentir que estas navidades van a ser muy extrañas sin la rutina de estos últimos 10 años. De lo bonito de hacer el amigo invisible y del espíritu navideño. De lo que me gustaría ver al fantasma del pasado, del presente y del futuro. De que cada día lloro un poco menos y por fin entiendo el concepto de autocontrol. De lo que me gusta bailar y reír. De que el invierno cada vez pasa más rápido y llegará la primavera, con nueva vida para mi. De los baños calientes en la mini bañera azul. De ir más al cine y leer más.  De este raro momento de mi vida. De los cambios. De los nuevos pasos. De los nuevos caminos. De las nuevas calles y los nuevos amigos. De la gente buena. De la frase: el tiempo lo cura todo. De Nadar. De mi blog. De otros blogs. Del arte que me gusta. De mis viajes espirituales y materiales. De mi cámara de fotos. Del tic tac del reloj. De los sueños. De mi cama. De mis ojos. De mis dientes. De mis labios. De mi pelo negro. De mis manos pequeñas. De mis uñas. De mi nariz. De  mis pechos.  De mi corazón. De mi barriga. De mi rodillas. De los dedos de mis pies.

Y cito las últimas frases del libro Big Sur de Jack Kerouack que me han inspirado en este post:

Las noches de primavera me quedaré en el jardín bajo las estrellas-Algo bueno nacerá de todas estas cosas- Y será algo dorado y eterno-No hace falta decir una palabra más