Que bien que los rayos del sol entran por la ventana

14 febrero 2010


Hay una fotografía que me tiene cautivada. Una Mujer escribe una carta. El sol entra por la ventana. En la vieja pared varias fotografías y una Jaula con un bonito pájaro. Un candelabro y otra foto encima de la mesa. Estamos a finales del siglo XIX en Berlín. Ella lleva puesto el sombrero. Me imagino que está a punto de salir del viejo apartamento. Bajará las escaleras y  tirará la carta en el buzón. Tiene muchas cosas que explicar. Su vida cambió hace tiempo.  Le gustan las flores y los vestidos con encaje blanco. Los rayos de luz caen como bellas gotas en el papel de la habitación. Su letra es redonda y bonita. Explica emocionada que espera la llegada del verano para mojar sus pequeñas piernas en el lago. La silla dónde está sentada pertenecía a su abuela y está rota. Firmará la carta con su bello nombre. Cerrará el sobre y cogerá un poco de dinero. Aprovechara para comprar un poco de leche y carne. Y luego a la vuelta, se quitará el sombrero, se sentará en el viejo balancín  y  contará los días o semanas para que el cartero le traiga una nueva carta. Con noticias, con poemas. Con amor. Y mientras tanto piensa: “que bien que los rayos del sol entran por la ventana no quiero volver a tener los pies fríos”.

Anuncios

Una respuesta to “Que bien que los rayos del sol entran por la ventana”

  1. Carla Says:

    Ostras, muy bien Amandita, cada vez me gustan más tus historias. 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: